July 29

0  comments

Prevenir Peleas Dañinas


enemos peleas que no sabemos cómo resolver.

NO HAY PAREJAS QUE ESTÉN DE ACUERDO EN TODO

Aun en las mejores relaciones, cada pareja tiene algunas cosas en las que no siempre están de acuerdo.  Lo importante es cómo trabajan juntos para solucionar sus diferencias.

CUATRO PASOS PARA MANEJAR EL CONFLICTO

Hay cuatro pasos con los que pueden aprender a solucionar diferencias con su pareja constructivamente:

  • Empiecen suavemente:  Empiecen por hablar un problema sin quejarse o culpar.
  • Consideren el lado de su pareja:  Reconozcan que cada conflicto tiene dos lados.
  • Tomen un receso apartados:  Cuando una pelea se vuelve dañina, tomen un receso. Cálmense. Luego hablen.
  • Encuentren los puntos en común: Lleguen a un arreglo de manera que tú y tu pareja obtengan lo que necesitan.

CONVIERTAN LAS PELEAS DAÑINAS EN PLÁTICAS ÚTILES

Cuando usan los cuatro pasos, tendrán más pláticas útiles y menos peleas dañinas.  En una plática útil, ustedes trabajan juntos para solucionar un problema.  Pero las peleas dañinas avanzan rápidamente hasta salirse fuera de control y sólo empeoran las cosas.

PASO 1: COMIENZO SUAVE

El primer paso es definitivamente el más importante.  Empiecen suavemente.  Si quieren hablar de un problema, preséntenlo de una manera suave.  Entonces su pareja estará mucho menos propensa a ponerse a la defensiva.  Y es mucho más probable que su discusión será constructiva.  Pueda que hasta solucionen juntos el problema.

PASO 2: CONSIDERA EL LADO DE TU PAREJA

En cada discusión, hay dos maneras de ver las cosas.  Y ambas están correctas.  En lugar de discutir para que gane tu propio punto de vista, considera la manera de ver las cosas de tu pareja.  No tienes que estar completamente de acuerdo con el punto de vista de tu pareja.  Sólo tienes que ver que es razonable para tu pareja.  Trata de permitir que tu pareja te persuada, por lo menos un poquito.  Y muestra  que comprendes sus sentimientos.

PASO 3: TOMEN UN RECESO APARTADOS

Después de una pelea, cuando tú y tu pareja se hayan calmado, es buen momento para hablar de esa pelea – sin volver a ella otra vez.  En esta “conversación de recuperación,” tú y tu pareja pueden comprender cómo vieron y se sintieron cada uno de ustedes durante la pelea.  Esta conversación puede ayudar a recuperarlos de cualquier sentimiento lastimado en la pelea.  Puede ayudarlos a rectificar su relación. Y pueden descubrir maneras para hacer más constructivo su próximo conflicto.

PASO 4: ENCUENTREN LOS PUNTOS EN COMÚN

Finalmente, tú y tu pareja deberían tratar de llegar a un arreglo.  No hay persona que obtenga todo lo que quiere cuando llega a un arreglo.  Pero es una manera de solucionar el problema por ahora.  Es un comienzo hacia la solución.  Es una manera de mover su relación de “no” a “si.”

USEN UNA CAJA DE QUEJAS PARA AYUDAR A SACAR SUS PREOCUPACIONES

Si tienen una lista de problemas demasiado larga que quieren solucionar, es fácil que pierdan las esperanzas.  Para manejar las quejas, cada uno de ustedes puede escribir una queja o problema del que quieran hablar pronto.  Quizás es algo específico sobre dinero, quehaceres, o intimidad.  Escojan una hora y día que funcionen para los dos, y planeen una junta familiar.  Después, decidan de cuál problema hablarán.

¿Qué tal si sienten menospreciados?

¿PLÁTICAS ÚTILES?  O ¿PELEAS DAÑINAS?

¿Qué pasa cuando tú y tu pareja tratan de solucionar sus conflictos? ¿Tienen pláticas útiles la mayor parte del tiempo? O ¿peleas dañinas?  En una plática útil, ustedes trabajan juntos para solucionar un problema.  Pero las peleas dañinas se salen fuera de control y sólo hacen que las cosas se pongan peor.

PREVENIR PELEAS MENOSPRECIABLES

Hasta pueda haber algo de menosprecio.  Menospreciar significa hablar como si fueras mejor que tu pareja.  Quizás te crees superior y haces sentir menos a tu pareja hablándole como si fueras más inteligente, más cuidadoso(a) – o más algo.  El menosprecio es una de las cosas más importantes que hay que evitar en tu relación porque puede conducir a la separación.

¿CÓMO SON SUS PELEAS?

  • ¿Tienen a veces tú y tu pareja peleas que van de mal en peor?
  • ¿Acerca de qué es lo que más pelean?
  • En sus discusiones, ¿quién cede más?
  • ¿Cuál ha sido su peor pelea?

¿CÓMO LOS HACE SENTIR UNA PELEA?

  • ¿Durante una pelea, dices cosas que lastiman a tu pareja?
  • ¿Qué es lo que más te hace enojar?
  • ¿Qué pasa por tu mente y cuerpo cuando una pelea se empieza a poner fea?
  • ¿Tienes dificultades para mantenerte calmado(a) en una pelea?

SANANDO EL DAÑO DESPUÉS DE UNA PELEA

  • ¿Cómo se acercan de nuevo después de una pelea?

CUATRO PASOS PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS

Hay cuatro pasos que pueden aprender para solucionar diferencias con su pareja. Tendrán más pláticas útiles y menos peleas dañinas:

  • Comienzo suave.
  • Considerar el lado de su pareja.
  • Tomar un receso apartados.
  • Encontrar los puntos en común.

El primer paso en la solución constructiva de un problema es llamado “comienzo suave.”

PRACTICA PLÁTICAS ÚTILES

Tú puedes ayudar a prevenir peleas dañinas practicando a tener pláticas útiles.  El primer paso es presentar un problema con un comienzo suave.  No empieces fríamente, con crítica o culpa.  La manera de iniciar la conversación marca toda la diferencia.

TODO DEPENDE DE LOS TRES PRIMEROS MINUTOS

Los Investigadores pueden predecir cómo terminarán casi todas las discusiones (¡y relaciones!) con tan sólo observarlas los primeros tres minutos.  Eso es cuando uno en la pareja se queja del otro.

  • Si las quejas son hechas con suavidad, sin crítica o culpa, la pareja generalmente termina solucionando el problema.
  • Si fueron hechas fríamente, con crítica y culpa, terminan mal.

¿ESCUCHAN LA DIFERENCIA?

  • El comienzo rudo, con crítica y culpa: “¿Estás mal de la cabeza? ¡Nunca sacas la basura!”
  • Comienzo suave, con una queja tranquila: “Estoy triste porque no hemos sacado la basura.”
  • Diciendo lo que necesitas: “Por favor saca la basura esta noche.”

¿CÓMO TRATAN A SUS AMIGOS?

Todos tenemos habilidades para reparar conflictos suavemente.  Todos sabemos cómo darle un comienzo suave a una conversación.  Así es como tratamos a nuestros amigos.  Si un amigo deja algo en nuestra casa, le decimos, “Olvidaste esto.”  No le decimos, “¡Por qué nunca se llevan sus propias cosas!”

APAGANDO Y ENCENDIENDO

¿Qué tal si un amigo les llama en la mitad de una pelea?  Probablemente cambiarás la forma en que estás actuando, para platicar más suavemente con tu amigo en el teléfono. Pero después de colgar, puedas empezar a pelear otra vez.

USEN SUS HABILIDADES

Deberíamos usar estas mismas habilidades de solucionar problemas cuando estemos hablando con nuestras parejas.  Por supuesto que tu pareja no es un huésped.  Pero ayuda tratarle respetuosamente, especialmente si estás presentando un problema.

¿COSA DE MUJER?

Las mujeres son generalmente las que cuidan de la relación, así que ellas son las que abordan la mayoría de los problemas para solucionarlos.  Cuando las mujeres están frustradas y dan estas quejas con culpa, puedan criticar más que los hombres.  La crítica nunca es “constructiva,” siempre destructiva.

CÓMO EMPEZAR SUAVEMENTE:

  • Quéjate, no culpes.
  • Empieza con “Yo,” no “Tú.”
  • Describe lo que está pasando.
  • Expresa lo que necesitas.
  • Sé educado(a).
  • Da las gracias.
  • No acumules las cosas.

QUÉJENSE, NO CULPEN

Trata siempre de presentar tus quejas sin criticar o culpar.  Haz esto ya sea que estés discutiendo para practicar o de verdad.  Está bien que te quejes de un problema.  Pero no culpes a tu pareja.  No acumules muchas quejas antes de presentarlas. Y no empieces oraciones con “Tú siempre” o “Tú nunca.”

EMPIECEN CON “YO” NO “TÚ”

  • Dile: “Me gustaría que me escucharas.”
  • No digas: “Tú no me estás escuchando.”
  • No hacer trampa: “Creo que tú nunca escuchas.”

DESCRIBAN LO QUE ESTÁ PASANDO

  • Simplemente menciona lo que veas que está pasando ahora: “Parece que me dejaron con toda la limpieza de la casa hoy.”
  • No juzgues o acuses: “Tú no ayudas a limpiar.”

EXPRESEN LO QUE NECESITAN

  • No hagas que tu pareja adivine lo que necesitas, o lea tu mente: “¡Este cuarto es un desastre!”
  • Dile claramente lo que necesitas: “Te agradecería si me ayudaras a limpiar la mesa.”

SEAN EDUCADOS

Pidan las cosas con educación:

  • Di “Por favor…”
  • Di “Agradecería si…”

DEN LAS GRACIAS

Quizás tu pareja ha sido mejor en esta situación que en otras ocasiones.  Si es así, pide lo que necesites mientras das el respeto y agradecimiento apropiados a tu pareja por lo que haya hecho en el pasado.  Menciónale cómo extrañas eso ahora.

NO ACUMULEN LAS COSAS

Cuando los problemas se presentan – y se presentarán – tú y tu pareja deben mencionarlos en cuanto sucedan.  No escondan los problemas debajo de la alfombra.  No dejen que se acumulen.

  • Habla con tu pareja sobre problemas particulares conforme se vayan presentando: “No tenemos más pañales.”
  • No los acumules hasta que se conviertan en una crítica fuerte para tu pareja: “¡Tú nunca vas a comprar nada de lo que necesitamos!”

Llegando al punto de hervir de coraje

PONIÉNDOSE EN ALERTA ROJA

Lo que está pasando dentro de tu cuerpo es importante para predecir si una plática útil se convertirá en una pelea dañina.  Todos tenemos un sistema de alarma general en nuestros cuerpos.  Este sistema de alarma puede ayudarnos a sobrevivir:  Si un carro de repente viene hacia nosotros, nuestro cuerpo se pone en estado de alerta, para poder actuar rápido y responder a esta emergencia.  Es más probable que tengamos pensamientos de pelear o correr del peligro.  Nuestra atención se enfoca.

AHOGARSE DE EMOCIÓN

Los sistemas de alarmas de nuestros cuerpos son útiles cuando hay un peligro real y tenemos que reaccionar rápido para salvar nuestras vidas.  Pero lo mismo puede suceder cuando estamos discutiendo.  Nuestro corazón palpita rápido, y nos sentimos “ahogados.” De repente estamos tan abrumados de emoción que sentimos que nos estamos ahogando en ella.  Sentimos que vamos a perder el control y empezar a gritar.  O empezamos a llorar.

EL AHOGO PUEDE CAUSAR QUE LAS PELEAS SE VUELVAN DAÑINAS

Sentir “ahogarse” significa que la manera en que su pareja presenta las quejas simplemente los saca de quicio.  Ustedes preferirían estar en cualquier otro lugar que estar con su pareja.  Sus quejas se sienten como críticas, y parecen aparecer de la nada.  Cuando alcanzan su punto de explotar, como describimos, su pelea está en peligro de salirse fuera de control.  Ustedes están enfocados sólo en su punto de vista.  Y es más difícil poner atención a lo que su pareja está diciendo.  Se hacen mucho menos creativos y peores para solucionar problemas.

TOMA TU PULS

Para negociar con tu niño tranquilamente, necesitas mantener tu ritmo cardiaco bien, bajo 100 latidos por minuto. Si  eres un atleta, debes lograr 80 latidos por minuto. Como sea cuando te alteras haces latir apresuradamente a tu corazón, toma un tiempo fuera, y cálmate.

SIN DECIR UNA PALABRA

Frecuentemente cuando una persona (generalmente un hombre) se enoja, él deja de hablar. ¿Alguna vez les pasa eso a ustedes?  Es como si estuvieras tratando de desconectar a tu pareja.  Mientras que tu pareja habla, tú dejas de responder con las señales de escuchar usuales.  Dejas de asentir con tu cabeza, diciendo “uh, huh,” mirándola fija y continuamente, o moviendo tu cara y cabeza normalmente.  Actúas como una piedra.

TRATEN DE TOMAR UN DESCANSO DE VERDAD

Quedarte como piedra, es simplemente una de las formas en que tu cuerpo te calma.  Pero eso hace enojar a tu pareja, y las cosas se vienen para abajo.  Así que es mejor tomar un verdadero descanso, apartados uno del otro.  De esa manera, ustedes pueden calmarse.  Más tarde, después de por lo menos media hora, pero no más de medio día, ustedes pueden hablar otra vez.  Entonces pueden tener una plática útil en lugar de una pelea dañina.

LOS DESCANSOS SON IMPORTANTES

Cuando cualquiera de los dos en la pareja se sienta muy enojado, ambos deberían saber que deben tomar un buen descanso apartados.  Acostúmbrense a este hábito.  Pónganse de acuerdo en darse un tiempo separado por lo menos de media hora.  Después, reúnanse de nuevo en el tiempo establecido para platicar más.

NO PREOCUPES TU MENTE

Durante el tiempo de receso apartados, no te permitas a ti mismo(a) pensar en cosas que te hagan enojar.  No pienses, “No tengo por qué aguantar esto.” O “me las va a pagar.”  En lugar de eso, relájate en una actividad que te guste, como caminar.  No uses el descanso como una manera de evadir a tu pareja.

LOS CINCO PASOS PARA TRANQUILIZARTE

Aquí está el método para calmarte a ti mismo durante un receso apartado:

  • Respira profundo y regularmente, desde tu estómago.
  • Aprieta tus músculos, sostenlos, y después relájalos.
  • Siente que tus músculos relajados se pongan pesados.
  • Siente que tus músculos relajados se calienten.
  • Imagina en tu mente un escenario tranquilo.

RESPIRA PROFUNDO Y REGULARMENTE, DESDE TU ESTÓMAGO

Cuando te enojas, puedes sostener tu respiro o respirar ligeramente. Agarra control de tu respiración. Cámbiala de manera que tomes respiros profundos y regulares.  Respira profundo y lentamente, desde tu estómago.

APRIETA TUS MÚSCULOS, SOSTENLOS, Y DESPUÉS RELÁJALOS

Encuentra áreas de músculos tensos en tu cuerpo.  Primero apriétalos. Después relájalos. Pon atención a tu frente y mandíbula.  Después enfócate en tu cuello, hombros, brazos, espalda, y piernas.

SIENTE QUE TUS MÚSCULOS RELAJADOS SE PONGAN PESADOS, DESPUÉS CALIENTITOS

Deja que la tensión de cada músculo se salga.  Haz que cada músculo se sienta pesado. Deja que la tensión de cada músculo pesado se salga.  Haz que esos músculos se sientan calientitos.

IMAGINA UN ESCENARIO TRANQUILO EN TU MENTE

Piensa en un lugar o idea que te calme.  Quizás es un lugar confortante que visitaste, como un parque o lago.  Imagina que estás dentro de ese lugar mientras te vas calmando a ti mismo.

CALMÁNDOSE UNO AL OTRO

A veces, pueda ser útil para las parejas aprender a tranquilizarse uno al otro.  Es maravilloso relacionar la voz y caricias de tu pareja como una forma de calmar tu cuerpo.  Eso es posible cuando ustedes pueden hablar los problemas sin gritar, empujar o pegar. Entonces pueden dejarse llevar uno al otro diciéndose los cinco pasos para relajarse.

HABLEN TRANQUILAMENTE OTRA VEZ

Asegúrense de que ambos están más calmados cuando empiecen a hablar otra vez.  De esa manera, la conversación puede ser mejor para los dos.  Pero no dejen que el tiempo de receso apartados dure más de varias horas, a menos que el trabajo o el cansancio les impida reunirse a hablar.

¿Quieres ganar siempre cada discusión?

¿GANAR-GANANDO?  O ¿GANAR-PERDIENDO?

Hay dos posibles estados de la mente cuando discutimos un desacuerdo.  Uno es “ganar-perdiendo,” donde los dos en la pareja tienden a darse la contra.  El otro es “ganar-ganando,” donde los dos en la  pareja tratan de llegar a un arreglo dando y tomando.

“SI TÚ GANAS, YO PIERDO.”

Cuando la gente tiene una actitud de ganar-perdiendo, harán lo que puedan para salirse con la suya.  Están compitiendo uno al otro, como competidores en un programa de supervivencia.  No estarán de acuerdo con siquiera una pequeña parte de la posición de su pareja.  Por pensar de esta manera, se olvidan de que ellos dos son un equipo, con las mismas metas.  Se olvidan que forman parte de la misma familia.  En sus mentes, están pensando, “¡No!”

“GANEMOS LOS DOS”

Las personas con una actitud de ganar-ganando se dan cuenta que ambos en la pareja pueden encontrar una solución que funcionará bien para ellos.  Todos se sentirán bien de haber conversado.  Quieren que ambos salgan ganando, así que no se amenazan. Se escuchan y aceptan influencia de uno y otro.  Tratan de encontrar los puntos comunes entre los dos.  Buscan llegar a arreglos, para ambos obtener algo de lo que quieren.  En sus mentes, están pensando, “¡Si!”

Nosotros tenemos diferentes estilos de pelear

HAY DIFERENTES MANERAS DE INFLUENCIAR

Los compañeros en la pareja difieren en los estilos que usan cuando tratan de persuadir uno al otro.  Hay tres estilos de discusión principales:  Evasión de conflicto y discusiones apasionadas que son los extremos; y hay un tercer estilo, entre medio de los dos.

¿ERES UN EVASOR DE CONFLICTO?

¿Eres racional y lógico? ¿Valoras la paz y tranquilidad? ¿Preferirías estar de acuerdo que en desacuerdo, para no tener que persuadir a tu pareja o ser persuadido?  Suena como que eres un evasor de conflictos.  Tú sólo quieres ser escuchado, y escuchar a tu pareja, y luego dejarlo allí.  Puedas decir, “Tenemos diferentes opiniones. Pero nos comprendemos. No importa tanto.  Dejemos las cosas como están, y sigamos adelante.”

¿ERES UN ALEGADOR APASIONADO?

¿Te pones sentimental?  ¿Discutes con uñas y dientes por tu punto de vista? ¿Es importante para ti ser persuadido o persuadir a tu pareja? ¿Te encanta alegar? ¿Actúas como un abogado en la corte alegando un caso ante el jurado?  Pueda que seas un alegador apasionado. Puedas decir, “Voy a alegar lo más que pueda por mi punto de vista. Espero que tú hagas lo mismo con el tuyo.  Hablémoslo, y veamos si podemos llegar a un arreglo.”

O ¿ESTÁS ENTRE MEDIO?

Muchas personas no son alegadores apasionados o evasores de conflicto.  A ellos no les gusta el conflicto en particular.  Pero discuten sobre algunas cosas y evaden los conflictos en otras.

INTENTOS DE REPARACIÓN PARA TODOS LOS ESTILOS

No importa cuál sea tu estilo, aquí hay algunas cosas que puedas decir durante una discusión para mejorar la situación.  Estos son intentos de reparación:

  • “Yo siento…” Habla sobre lo que estás sintiendo ahorita.
  • “Lo lamento…” Discúlpate de una manera constructiva.
  • Llegando al  si… Cámbiate de ganar-perdiendo a ganar-ganando.
  • “Necesito calmarme…” Dile a tu pareja que sientes que te ahogas.
  • ¡Detén la acción! (pide un receso) Cuando necesites que las cosas se detengan y cambien inmediatamente.
  • “Agradezco…”  Da las gracias a tu pareja ahorita.

No pelear enfrente de los bebés o niños:

NO ES CULPA SUYA

Cuando los bebés o niños ven pelear a sus padres, se enojan y asustan.  Para la mayoría de los niños, su mayor temor es que sus padres se separen definitivamente.  Muchos niños se sienten responsables de haber causado la pelea – y de arreglarla.  Pero ellos no deberían sentirse como que tienen que arreglar nada, primero porque no podrían, y segundo porque no es su culpa.

TENGAN DISCUSIONES PRIVADAS

No permitan que los problemas que les causan enojo se presenten a cualquier momento. Aun cuando ciertos asuntos no parezcan problemáticos (pero si puedan hacerlos enojar), no los discutan enfrente de los niños.

CONSERVEN LA PAZ DURANTE LAS COMIDAS

Nunca discutan problemas durante las horas de comer, especialmente los que tienen que ver con asuntos de su hijo.  Cuando las comidas no son pacíficas, comer puede ser conectado con enojo físico y puede causar trastornos alimenticios después.

ESTABLEZCAN UN TIEMPO SEMANAL PARA

UNA JUNTA DE “SOLUCIONAR PROBLEMAS”

Escojan un tiempo para tener una junta semanal tú y tu pareja para discutir quejas y asuntos.  Traten de mantener la discusión a sólo un asunto por persona.  En esa junta, sigan los pasos de resolución constructiva de problemas: usen un comienzo suave, comprendan el punto de vista de su pareja, hagan una reparación efectiva, y lleguen a un arreglo.

MÁS TARDE, MUESTREN RECONCILIACIÓN

Ya que el niño tenga cuatro años, está bien tener pequeños desacuerdos o explorar pequeñas irritaciones enfrente de él.  Pero asegúrense que su hijo los vea resolver cualquier problema que discutan.  Las investigaciones han mostrado que cuando los niños ven estas discusiones constructivas de pequeños asuntos, aprenden algo útil: Hablar sobre algo que les molesta puede conducir a un resultado positivo.

ABRAZAR Y BESAR

Aquí está cómo mostrar a su hijo que han resuelto un problema.  Si ustedes han discutido un asunto delicado enfrente de cualquier niño menor de ocho años, hagan las pases enfrente de ellos dándose un abrazo y un beso.  Asegúrense que ellos vean esto.  Los niños no pueden entender otros resultados, aun en peleas pequeñas.

MODELA LA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Digan a sus niños cómo resuelven ustedes dos los desacuerdos.  Entonces ellos entenderán el proceso.  Ustedes puedan decir: “Cuando nos enojamos, hablamos acerca de lo que pasó y tratamos de comprender los sentimientos del uno y otro.  Después lo resolvemos.  Llegamos a un arreglo.” Permitan a su hijo preguntar sobre el proceso que tú y tu pareja creen que es mejor para resolver desacuerdos.

SENTIR AHOGARSE Y EL ABUSO DE NIÑOS

Es igualmente fácil sentir ahogarse con tu bebé o niño pequeñito que con tu hijo más grande o pareja.  El niño pre-escolar requiere generalmente tres cosas de sus papás en un minuto.  Así que es muy fácil quedar exhausto – y hasta ahogado – cuando pasas todo el día con un niño chiquito.  Bebés con cólico, y niños pequeños con rabietas, están en gran riesgo de abuso infantil.

ES NORMAL QUE SIENTAS DE VEZ EN CUANDO QUE TU HIJO TE AHOGA

Lo que importa es poder reconocer estos sentimientos y tener una manera de poder arreglártelas.  Un papá pueda cuidar al bebé mientras que el otro se toma un buen descanso.  Pero ¿qué tal si estás solo con tu bebé o niño pequeño? Tendrás que decidir en otra manera de mantener al niño seguro mientras recuperas tu respiración, como poner al niño pequeño en un corralito de juego (o al bebé en su asiento especial) por un receso de cinco minutos para ir al baño mientras que te enfocas en auto tranquilizarte.  Saluda a tu hijo de una manera positiva después de tu receso.

PREVENIR EL ABUSO DE NIÑOS EN TU FAMILIA

Consigan apoyo de familiares y amigos en quien confíen.  Trabajen en fortalecer su relación con su pareja.  Tener una buena relación con su pareja es una de las mejores protecciones contra el abuso de niños.  Esa es sólo una manera más de cómo una relación fuerte y sana entre la pareja ayuda al desarrollo del niño.

HAGAN INTENTOS DE REPARACIÓN

Si cometes un error en lo que dices y en la manera de tratar a tu niño, es importante que hagas un intento de reparación de inmediato.  De esa manera, le muestras a tu hijo que los padres pueden cometer errores, también, y los intentos de reparación pueden ayudar a solucionar el problema.  Para tratar de prevenir errores, es importante para ustedes –y para su bebé y niño que está en desarrollo – aprender habilidades para auto-tranquilizarse.

Subscribe to our newsletter now!