July 28

0  comments

Neurosis Obsesiva Compulsiva


La conducta estereotipada del compulsivo va a neutralizar o a calmar el malestar que la obsesión le ocasiona. Sin embargo, o bien la actividad que realiza compulsivamente no se halla directamente conectada de manera realista con aquello que se pretende neutralizar, o por lo menos es claramente excesiva. Por ejemplo, es excesivo que un individuo se llegue a lavar las manos de cuatro a cinco veces en la misma ocasión.

El acto se realiza, por lo menos al inicio, con una sensación de compulsión subjetiva que al mismo tiempo se asocia con un deseo de resistirse a esta. El individuo reconoce que su conducta es excesiva o irracional, y que no obtiene ningún placer en llevar acabo tal actividad aunque le produce un cierto alivio. Las compulsiones mas frecuentes son:

  • el lavado de manos.
  • contar repetidas veces.
  • comprobar varias veces que las puertas están bien cerradas.

Cuando un individuo intenta controlar la compulsión aparece en seguida un aumento de la tensión que puede aliviarse inmediatamente una vez que se cede a la compulsión. La persona puede estar totalmente segura de que las puertas están bien cerradas, porque precisamente ella las ha cerrado y ha ido después a comprobarlo, y, sin embargo, no podrá dormirse hasta que vaya a comprobar una vez mas que todo esta en orden. A lo largo de la enfermedad y tras los fracasos repetidos al intentar reprimir las compulsiones, el individuo puede abandonarse totalmente a ellas y no experimentar mas el deseo de resistirse.

En este trastorno son frecuentes la depresión y la ansiedad. También se encuentra con facilidad la evitación fóbica hacia situaciones que están relacionadas con el contenido de las obsesiones. Por ejemplo, un individuo con obsesiones relacionadas con la sociedad puede evitar los lugares públicos, o un individuo con obsesiones sobre la contaminación puede evitar dar la mano para saludar a las personas.

La diferencia entre esta neurosis y el trastorno de la personalidad obsesivo compulsiva esta en la disfuncionalidad que hace que se convierta ya en una neurosis. El individuo deja de ser funcional porque pierde el tiempo constantemente respondiendo a la compulsión; pierde mas de hura y media al día en sus acciones compulsivas o estas interfieren significativamente en su rutina habitual, en sus actividades sociales, y en general, en sus relaciones interpersonales. En el trastorno de la personalidad no hay la necesidad de neutralizar la obsesión.

Referencia

American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and statistical manual of mental disorders [Text Revision]. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.

Subscribe to our newsletter now!