July 29

0  comments

Mimando y Azotando


Si no usas la vara, tendrás un hijo mimado

LOS BEBÉS SEGUROS SON MÁS INDEPENDIENTES

Muchos padres optan por no atender de inmediato a sus bebés cuando empiezan a llorar. Ellos creen que haciendo eso los bebés se “chiquearán.”  Piensan que un bebé será más independiente y seguro de sí mismo si ignoran su señal de acercamiento.  ¡Pero justamente lo contrario es la verdad!  Un niño seguro será independiente más pronto en su vida.  Ignorar a los niños sólo los hará más inseguros, deseosos de cariño y aferrados.  Respondiendo bien y rápido es la mejor manera de ayudar a un niño a sentirse seguro.

ES IMPOSIBLE QUE LOS BEBÉS SE CHIQUEEN O MIMEN

Los bebés no lloran para manipular a alguien.  Sólo están usando la única manera que ellos tienen para decirte que una de sus necesidades no ha sido satisfecha.  No porque atiendas a tu bebé cuando llore ya quiere decir que lo estás chiqueando.

MIEDO A LOS EXTRAÑOS

Alrededor de los nueve meses, los bebés empiezan a temerle a los extraños.  Este temor se desarrolla justo antes de encariñarse profundamente con su madre y padre.  Los niños encariñados profundamente se sienten seguros y amados.  Encariñarse es diferente a aferrarse.  El encariñarse profundamente les da a los niños confianza para explorar su ambiente y aprender.  Los bebés que no han desarrollado lazos firmes con los padres están ansiosos o deprimidos, y por eso tienen miedo explorar.  Los bebés que fueron atendidos con amor por sus padres, son bebés que están bien encariñados.  Crecen como niños independientes, que exploran libremente.  Cuando los padres no responden a sus bebés, el resultado es inseguridad emocional, lo cual crea niños dependientes y débiles.

LO QUE LOS BEBÉS DESATENDIDOS APRENDEN

Cuando un padre ignora los llantos de su bebé, el bebé cree que: “A nadie le importará cuando yo tenga un problema.”  Levantar y cargar a un bebé angustiado le enseña lo opuesto:  “A mis padres les importa lo que siento y se preocupan por mí.”

JUGANDO CARA A CARA CON TU BEBÉ

Los bebés también aprenden que el mundo les responderá cuando tú juegas con ellos.  El jugar sobre-estimula a los bebés algunas veces.  Cuando esto suceda, deja que tu bebé se calme mirando para otro lado por un momento.  Eso mostrará al bebé que sus deseos son importantes.  Y le dará la oportunidad de practicar calmarse a sí mismo.  Durante los tres primeros años es la etapa en que un niño establece su habilidad para auto calmarse y enfocar la atención.

EL NO USAR LA VARA NO MALCRÍA AL NIÑO

Es importante establecer límites a tus hijos y no permitir comportamientos que tú desapruebas.  Pero eso no significa que les pegues o azotes.  Golpear a tus hijos se ha convertido también en un crimen mayor: Abuso de niños.  Las agencias monitorean el maltrato a los niños.  Cuando se trata violentamente a los niños se perjudica su desarrollo emocional.  La auto-confianza se consume.  Ellos sienten que nadie los quiere, que son malos y que no valen nada.  Ellos se vuelven muy miedosos y violentos.

USE MEJOR UN TIEMPO DE RETENCIÓN

Existe una alternativa al castigo físico: Retenciones.  En lugar de pegarles o golpear a los niños, traten de darles un pequeño tiempo aislados pero sin permiso para jugar (retención).  No los mande sólo a su recámara donde puedan seguir jugando.  En lugar de esto, no los deje hacer nada por un buen rato.  Las retenciones deben ser cortas.  Un minuto de retención por cada año de edad del niño.  Por ejemplo, no deben durar más de dos minutos para un niño de dos años, y tres minutos para un niño de tres años, y así sucesivamente.

NO AVERGÜENCE O HUMILLE AL NIÑO

  • No le digas al niño que es “malo” o “mala.”  No existen niños malos, sólo algunas cosas que hacen (conductas o comportamientos) son inaceptables.
  • En su lugar, explícale lo que hizo mal.  Explícale por qué estuvo mal, y como puede el niño mejorar en el futuro.

AQUÍ HAY UN EJEMPLO

“No estuvo bien que patearas los legos de tu hermano.  Yo entiendo que estés enojado, pero en esta familia usamos nuestras palabras.  No pateamos o golpeamos a la gente o a las cosas.  Cuando te enojes así otra vez, usa tus palabras.  Di, ‘No me gusta que hayas agarrado uno de mis legos, eso me da coraje.’  Después ven y platícame lo que pasó.  Ahora quiero que estés en retención por tres minutos mientras que meditas lo que hiciste y piensas bien en lo que te dije.  Siéntate en esa silla.  Ya que estés listo para portarte bien, puedes reunirte con nosotros otra vez.”  Una vez que el niño haga bien las cosas, elógialo, para mostrar que estás contento que él aprendió lo que estabas tratando de enseñarle.

¿Qué es lo correcto en la disciplina?

LA DISCIPLINA ES ENSEÑANZA Y GUÍA

Para que sea efectiva la disciplina requiere tres cosas: una relación positiva, consistencia y estar al pendiente.

UNA RELACIÓN POSITIVA

La única manera de logar que los niños te respetan a ti es tratarlos con respeto y cariño a ellos.  Entonces los niños harán lo que quieras pero por amor, no por miedo.  Para que tu disciplina sea eficaz, necesitas tener una buena relación con tu hijo.  Esta debe ser basada en el amor, calor humano, y cariño.

LA DISCIPLINA NECESITA SER CONSISTENTE

Cuando tu disciplina es consistente, los niños la consideran justa.  Cuando los niños son tratados justamente, las reglas tienen lógica para ellos, así que cumplirán con las reglas.  Cuando les das razones lógicas de las reglas de disciplina, los niños la aceptan mejor por que se sienten partícipes en el proceso.  Son parte de la familia.  Conforme los niños van creciendo, tú puedes modificar algunas reglas para que los niños tengan más voz y voto.  Entonces ellos pueden negociar contigo usando respeto mutuo.

¿SABES DÓNDE ESTÁN TUS NIÑOS?

La disciplina requiere que estés al pendiente de tus niños, en todo momento.  Entérate dónde están y con quién están.  Asegúrate de que tus niños estén con otros niños que son buena influencia.  Fíjate que los padres de esos niños tengan los mismos valores que son importantes para ti y tu familia.

Estamos en desacuerdo sobre cuál es la mejor manera de criar a los niños.

SÓLO ESPERA A QUE LLEGUE TU PAPÁ A LA CASA

Algunas veces sólo uno de los padres se convierte en el disciplinario.  Entonces es natural para los niños acudir al otro padre por apoyo y consuelo.  Si el segundo padre no sabe lo que acaba de suceder, pueda que apoye al niño en contra del disciplinario.  Eso es el comienzo de lo que llamamos un triángulo familiar.  Uno de los padres se convierte en el bueno.  El otro se convierte en el malo.

NO FORME TRIÁNGULOS

Un triángulo familiar es una forma peligrosa y destructiva en las familias.  Es una alianza entre dos personas contra una tercera.  Pueden hacer un trato para excluir a esa persona, para reducir su influencia, para confrontarlo, y hasta para burlarse de él y humillarlo.  Cuando dos miembros de una familia chismean sobre un tercer familiar, eso es un triángulo familiar.  Si tu hermano te llama para quejarse de tu hermana, tú formas un triángulo si lo escuchas con apoyo.  En lugar de eso, dile, “Me siento incómodo(a) de hablar de ella.  Creo que es con ella con quien necesitas hablar.”

NO DEJES QUE TU NIÑO FORME UN TRIÁNGULO FAMILIAR

Imagínate que estás molesto(a) con tu niño por algo que hizo mal.  Tú piensas que tu niño tendrá que enfrentar algunas consecuencias de este mal comportamiento.  Quizás tu niño logra que tu pareja esté de acuerdo en evitar estas consecuencias.  Eso pone una pared entre tú y tu pareja.  Tu niño aprende cómo manipularlos, dividiéndolos y así triunfando él.  Eso no es una lección que quieres que tu niño aprenda.

FORMEN UN FRENTE COMÚN

Es natural para un niño querer forma un triángulo familiar.  Pero tú y tu pareja necesitan formar un frente común.  Verifica la versión del niño con tu pareja en privado, y después forma un frente común con tu pareja hacia el niño.  Aunque estés en desacuerdo con tu pareja, discute esto en privado, y lleguen a un entendimiento mutuo.  Puedan decirle al niño, “Ambos estamos molestos por lo que hiciste.  Sabemos que esto no te va a gustar.  Pero, las consecuencias de tu comportamiento todavía siguen en pie.”

Subscribe to our newsletter now!