July 29

0  comments

Mantener Intimidad Emocional – Profundizar


EL HÁBITO POSITIVO DE LA MENTE

Cuando tú formas un hábito positivo de la mente, es como si todos los días fuera Día de Acción de Gracias para tu familia. Dense las gracias por todos los regalos y bendiciones que se ofrecen uno al otro. Estos generalmente pasan desapercibidos. Esto es parte de formar una cultura de apreciación en tu familia.

EXPRESA CARIÑO Y RESPETO DURANTE LOS MOMENTOS ORDINARIOS

Puedes decir una de estas cosas a tu pareja:

  • “Te vi con el bebé anoche. Fue hermoso.”
  • “Gracias por lavar la ropa.”
  • “Creo que eres un gran padre, tan sensible con el bebé.” ·
  • “Disfruté mucho platicar contigo en la cena.”

HAZLO UN HÁBITO DIARIO

No es suficiente sentirse agradecido u orgulloso de tu pareja o hijo. Haz el hábito de decirles lo que sientes por ellos. En tu vida diaria, cuando descubras a tu pareja haciendo algo bien, dale las gracias.

NO HAY CRÍTICA “CONSTRUCTIVA”

Cuando señalas los errores de una persona, es natural para ellos cometer más errores. Y se sienten inseguros, criticados, e inapreciados. La crítica sólo pone a la gente a la defensiva. Pero cuando señalas lo que una persona hace bien, van a querer hacerlo otra vez y más cosas bien hechas.

LAS RELACIONES CON MENOS CRÍTICA SON MEJORES

Cuando estamos enojados con nuestra pareja, es fácil olvidar sus buenas cualidades y volvernos más críticos. Si tú estás consciente de las cosas positivas que hace tu pareja y se las mencionas agradablemente todos los días, estás construyendo una relación mejor y más positiva.

Cómo leer las emociones de tu pareja.

MIRA LO QUE TU PAREJA DICE SIN PALABRAS

Mucha comunicación no viene de las palabras que decimos. Viene de cómo las decimos, qué acciones tomamos, y qué hacemos con nuestras caras y cuerpos. Quizás hacemos hincapié en una palabra, o usamos cierto tono de voz. Quizás hacemos un gesto particular con nuestras manos.

NOTA TODO LO QUE DICES SIN PALABRAS

Quizás tu pareja quiera comprar un nuevo carrito de bebé. Tú preguntas, “¿Cuánto costará?” Pero lo que realmente querías decir cambia todo, dependiendo de cómo lo digas:

  • Creo que es una mala idea ahorita. Me preocupa que no podamos solventarlo por ahora.
  • Solo tengo curiosidad de cuánto cuesta.
  • También me gustaría comprar esta cochecito de bebé, y espero que podamos comprarlo.

Subscribe to our newsletter now!