July 28

0  comments

Fomentando las Emociones para Crear Buenas Relaciones
con los Niños


Haga que los niños respeten a los adultos sin necesidad de humillarlos o avergonzarlos

DE DÓNDE VIENE EL RESPETO

No hay nada malo en que queramos que nuestros hijos sean respetuosos, trabajadores y no se metan en líos.  Todos los padres quieren estas metas.  Pero el resultado en los niños depende en cómo le hagas para lograr alcanzar estas metas.  Es mejor si la comunicación con los niños es como una calle de doble vía.

ES A MI MODO O NADA

Muchas veces los niños obedecen porque los padres los amenazan, les gritan o les pegan. Estos padres no les explican las razones de sus reglas.  No creen que deban hacerlo.  Este estilo se llama ‘autoritario.’ Su comunicación es una calle de una sola vía: le dicen a los niños, “porque así lo digo yo; sólo por eso.”  Esperan obediencia porque son la autoridad. Los padres autoritarios usan la fuerza para que les obedezcan.  Sus niños aprenden que no saben nada y que tienen que obedecer para sobrevivir.

EL LARGO CAMINO

Pegarle a sus niños y amenazarlos pueda funcionar a corto plazo.  Pero no son efectivos a largo plazo para educar a los niños.  El estilo autoritario pueda hacer que los niños tengan miedo a sus padres.  Pero no logran exactamente que los respeten de verdad.

CICLO VICIOSO

Estos niños tienden a no escuchar bien.  Tratan de resistirse a los intentos de control de sus padres.  Han aprendido de sus padres a gritar y contestar con golpes.  Cuando los padres son más estrictos y duros para controlarlos, estos niños puedan comportarse aún peor.  Se convierte en un ciclo vicioso.  Pero llega el momento en que los padres no aguantan más.  Y ceden el control a sus hijos.  Estos niños aprenden que su mala conducta vale la pena.  Ellos tratan a los demás, especialmente a otros niños más jóvenes, de la misma manera que sus padres los trataron a ellos.  Se transforman en abusadores.

VERGÜENZA Y HUMILLACIÓN

Algunos padres autoritarios también avergüenzan a sus niños.  Les dan sobrenombres irrespetuosos y les dicen que son malos.  Les hacen burla, los imitan y los avergüenzan. Si los niños no cumplen con las expectativas de los padres, estos los hacen sentir culpables, como si hubieran deshonrado a la familia.

CRIANDO NIÑOS PASIVOS

Este estilo de avergonzar pueda lograr que los niños obedezcan.  Pero la humillación perjudica la chispa de creatividad que hay en un niño.  El peligro está en que los niños se vuelven pasivos.  Puedan aceptar la autoridad sin cuestionar.  No sabrán lo que realmente quieren.  Están muy acostumbrados a hacer lo que otros elijan para ellos.

ENOJÁNDOSE Y DESQUITÁNDOSE

Hay un segundo peligro que acecha a los padres autoritarios y humillantes: Estos niños puedan sentir coraje.  Puedan querer vengarse.

ELIGE SER UN PADRE CON AUTORIDAD

Tal como los padres autoritarios, los padres con autoridad establecen límites para sus niños.  Pero logran que sus niños les obedezcan sin tener que gritarles, avergonzarlos o humillarlos.  Ellos usan “retenciones” en vez de golpes.  Advertencias en lugar de amenazas.  Dan razones y explicaciones de sus reglas.  Crean alianzas con sus niños.  Los niños siguen las reglas porque tienen sentido y lógica para ellos.

LOS PADRES CON AUTORIDAD NO SE SIENTEN FUERA DE CONTROL

Estos padres establecen límites consistentes para sus niños.  Pero también negocian y llegan a arreglos con sus hijos.  Estos padres permanecen en control.  Y también dan algunas responsabilidades a los hijos.  La obediencia de los niños está basada en la confianza mutua.

LOS PADRES CON AUTORIDAD MONITOREAN A SUS HIJOS

Estos padres siempre saben dónde y con quién están sus niños.  Desde una temprana edad los padres se aseguran que los amigos y padres de sus hijos tengan valores en los que están de acuerdo.  Educan a sus hijos como parte de una comunidad de padres que apoyan mutuamente sus valores.

Cómo entender el coraje, la tristeza y el miedo en los niños

EL MEJOR PRONOSTICADOR ES LA AMISTAD EN LA NIÑEZ

¿Qué es lo que mejor predice cómo será tu hijo cuando sea adulto?  No es un examen universal.  Es la manera cómo tu hijo se relaciona con otros niños.  Si tu hijo puede crear y mantener una buena amistad, está en buen camino.  Este arte depende de la habilidad de tu hijo para manejar sus propias emociones y responder a las de otros.

LAS SIETE EMOCIONES UNIVERSALES

Cada cultura en la tierra tiene las mismas siete emociones básicas: coraje, tristeza, repugnancia, desprecio, miedo, sorpresa y felicidad.  Lo que varía es cómo la gente percibe estos sentimientos.  Nuestra manera personal de pensar y considerar cada una de las emociones afectará nuestras reacciones cuando nuestros niños expresen esas emociones.

TÚ PUEDES FOMENTAR LAS EMOCIONES DE
TUS HIJOS – O DESCARTARLAS

Hay dos tipos de padres: fomentadores y descartadores de emociones.  Los fomentadores de emociones piensan que es útil hablar de los sentimientos.  Los descartadores de emociones piensan que es estúpido hablar de sentimientos.  No quieren profundizar en las emociones.  Quieren que sus hijos las ignoren.  Tratan de distraer a los niños para que no sientan sus sentimientos.

UN POCO DE CADA UNO

Los padres queremos lo mejor para nuestros hijos.  Así que es natural que sea más difícil para nosotros tratar con las emociones negativas de ellos (como miedo o coraje) que con las positivas, como felicidad o sorpresa.  Pero todas las emociones incluyendo las negativas son una parte saludable del desarrollo de los niños.  Muchos padres descartan ciertas emociones negativas mientras que fomentan otras.  Si su niño tiene miedo, puedan decir, “¡No seas llorón!”  Pero si está triste puedan exhortarlo a hablar de lo que le está molestando.

FOMENTANDO EMOCIONES

Mientras tu hijo se desarrolla, es importante identificarte con sus sentimientos y no descartarlos.  Estas son las bases para fomentar emociones:

  1. Reconoce y respeta los sentimientos de tu hijo.  Reconoce sus sentimientosmás sutiles.  No hagas que tenga que sentir estos sentimientos más profundamente para que los puedas notar.  No hagas sentir mal a tu hijo por tener sentimientos.
  2. Escucha, valora, e identifícate con los sentimientos de tu hijo.  Aprovecha estos momentos emotivos.  Considera los momentos emotivos de tu hijo como una oportunidad para acercamiento o enseñanza.
  3. Ayúdale a tu hija a clasificar todos los sentimientos que tiene.  Las palabras tienen poder.  Los niños aún no tienen muchas palabras para describir sus sentimientos, no importa cuán educados estén: ellos necesitan tu ayuda en esto.
  4. Dile a tu niño que todos los sentimientos y deseos son aceptables, pero no todos los comportamientos lo son.  No castigues a tu hijo por sentir sus emociones.  Pero establece límites cuando tu hijo se comporte mal.  Si tu hijo tiene sentimientos negativos, pero no se porta mal, ayúdalo a resolver sus problemas.  No seas impaciente con este paso de solución-de problemas:  Consigue sugerencias de tu hijo antes de hacer alguna por tu cuenta.

UNA CALLE DE DOBLE VIA

Fomentar las emociones mantiene la comunicación abierta entre padres e hijos.  Los padres que descartan las emociones tienen hijos que las esconden.  Los niños entienden que ellos son raros por tener emociones negativas.  Así que se las guardan para ellos mismos.

LOS PADRES QUE DESCARTAN LAS EMOCIONES
PUEDEN SER ACOGEDORES

No todos los padres fomentadores de emociones son acogedores.  Y no todos los padres que descartan las emociones son frívolos.  Aquí esta un ejemplo: cuando una niña se puso triste el padre le preguntó: “¿Qué te pasa mi amor?  Sonríe.  Eso es, esa es mi niñita.  ¿No te sientes mejor ahora?”  Él no fue cruel, pero definitivamente descartó su tristeza.

DOS ESTILOS DE ENSEÑANZA

Estas dos categorías de padres son distintas clases de maestros.  Los padres que fomentan las emociones tienden a ser mejores maestros de sus hijos en las cosas de la vida.

DEMASIADA INFORMACIÓN

Los padres que descartan sus emociones dan demasiada información a sus hijos.  Apenas ven que sus hijos están pasando por algo nuevo, les dan toda la información que pueden, y lo hacen con emoción.  En cuanto su niño comete un error, estos padres se involucran. Piensan que están dando crítica constructiva.  Pero entre más le señalan sus errores, el niño más errores comete.  Los padres puedan insultar al niño.  Con el tiempo, hasta puedan apoderarse del proyecto y terminarlo ellos mismos.  El desempeño del niño continúa bajando.

SÓLO LA INFORMACIÓN SUFICIENTE

Los padres fomentadores de emociones enseñan a sus hijos dándoles sólo la información suficiente para empezar una tarea.  En vez de ayudarles a sus hijos a corregir sus errores, estos padres esperan que los niños hagan algo bien.  Y luego los elogian.  Y les puedan proporcionar un poco más de información, a como lo necesiten, pero nunca de más.  Con esta estrategia de enseñanza, sus niños se siguen comportando mejor.  Y aprenden a hacer las cosas por sí mismos.  Su desempeño continúa mejorando.

EMPIEZA A RESPETAR LOS SENTIMIENTOS DE TU BEBÉ A TEMPRANA EDAD

Puedes empezar por ponerle atención a las emociones de tu bebé desde que nazca.  Recuerda que los bebés pueden entender lo que les dices antes de que puedan hablar.  Y ellos entienden el tono de tu voz, así que hablarle calmado y usar palabras cariñosas con tu bebé es bueno para ambos.

FOMENTA LAS EMOCIONES DE TU BEBÉ

Fomentar las emociones de tu bebé significa identificarte con sus inquietudes o molestias.  Tú demuestras que entiendes lo que siente tu bebé.  Usa palabras cariñosas para demostrarle a tu bebé que te importa.  Un bebé de tres meses puede entender tu tono de voz, pero no tus palabras.  Un bebé de 12 meses entiende ambas.

Subscribe to our newsletter now!