July 28

0  comments

Encarcelamiento y Adicción


Cómo enfrentar el haber estado encarcelado(a), conservar un buen empleo, y mantenerse unido(a) a su familia

PADRES EN PRISIÓN

Aproximadamente uno de cada diez de todos los niños menores de 18 años en los Estados Unidos –7.3 millones más o menos – tienen un padre en la cárcel o en tiempo de prueba o libertad condicional. Más de la mitad de adultos que están en prisión estatal o federal son padres de niños menores de edad.

MANTENIÉNDOSE EN CONTACTO

A pesar de las grandes distancias que típicamente separan a los presos de sus familias, seis de cada diez mamás y cuatro de cada diez papás ven a sus niños semanalmente. El tiempo de prisión promedio para hombres es de 80 meses (7 años aproximadamente). Para mujeres es de 18 meses (un año y medio).

CONSIGUIENDO EL APOYO QUE NECESITAS

Mantenerse en contacto con sus familias es una gran ayuda para los presos. Reduce grandemente su riesgo de regresar a la cárcel después de que salgan. Y puede bajar el consumo de drogas en la cárcel.

TEPT, SPEC, Y ABUSO DE SUSTANCIAS

Cuando la gente sale de la cárcel, ellos esperan funcionar bien en la sociedad. Pero pueda que ellos hayan desarrollado maneras violentas de tratar con predadores en la cárcel. Después de largos días y noches de aburrimiento y sentido de privación, mezclados con abuso y miedo, muchos presos salen sintiéndose deprimidos e impotentes. Pueda que sufran de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) y abuso de sustancias. Pueda que tengan Síndrome de Pos-Encarcelamiento (SPEC). Esto es a consecuencia de haber estado en ambientes con pocas oportunidades de educación, entrenamientos de empleo, o rehabilitación.

APOYO FAMILIAR

Los ex–presidiarios necesitan apoyo de sus familias. Probablemente han ocurrido muchos cambios mientras estuvieron encarcelados. Ellos necesitan restablecer o renovar sus relaciones con sus niños y sus parejas. Cuando eso sucede, es un gran aliciente para su bienestar a largo plazo.

MANEJANDO EL APOYO ECONÓMICO DE LOS NIÑOS

El adeudo aproximado que deben los padres al salir de prisión por apoyo económico dado a sus hijos es de aproximadamente $16,000 dólares. El entrenamiento para trabajar es vital. Seis de cada diez padres prisioneros tenían un trabajo de turno completo un mes antes del encarcelamiento. Así que la mayoría de los padres saben cómo trabajar. Sólo necesitan ayuda para encontrar un trabajo y superar el estigma de haber sido un preso. Ellos necesitan apoyo de la comunidad para vivienda, tratamiento de abuso de sustancias, cuidado de la salud, entrenamiento, y trabajos. Ellos necesitan una comunidad comprensiva llena de amigos con buenos valores.

MANEJANDO LOS CONTRATIEMPOS

No te sorprendas con los contratiempos y frustraciones. Pero ofrece al ex–presidiario que ha regresado a tu comunidad el apoyo para superarlos y mantener optimismo y esperanza. Una iglesia de la comunidad u otras formas de apoyo organizado de familia y amigos ayudarán a mantener la guardia contra el relapso. También ayuda pasar tiempo con amigos y familiares que no son adictos.

Cómo Manejar la Adicción juntos

EL RELAPSO ES COMÚN

Aproximadamente tres de cada cuatro personas que están en recuperación vuelven al relapso y empiezan a usar drogas o alcohol de nuevo. El relapso es más probable durante el primer año de recuperación, especialmente los primeros 90 días.

CÓMO EVITAR EL RELAPSO

Tú puedes ayudar a evitar el relapso si conoces sus señales de advertencia. El relapso generalmente sucede poco a poco, no de repente. Antes de regresar realmente al uso de drogas o alcohol, algunas señales de advertencia generalmente suceden. Estas señales de advertencia incluyen cambios en los pensamientos, sentimientos, y comportamientos.

SÍNTOMAS DE PDI

Si tu pareja está batallando para pensar y concentrarse, pueda estar en la etapa de Post-Desintoxicación (PDI). PDI es el efecto a largo plazo de los nervios dañados por químicos que alteran el estado de ánimo. Este efecto puede durar hasta 18 meses para recuperarse. Los síntomas de PDI pueden incluir problemas con la memoria, cambios de estado de ánimo, concentración pobre, y dificultad para conseguir nueva información y habilidades.

REACCIONES AL ESTRÉS

Los síntomas de PDI hacen que los adictos en recuperación sean sensibles al estrés. En lugar de reconocer sus síntomas, ellos puedan sentir querer alejarse de sus amigos y familia. Y eso los conduce a sentirse más deprimidos, ansiosos, y estresados. Sorprendentemente, su estrés puede ser causado por algo bueno (como obtener un trabajo nuevo o tener un bebé), no sólo por un evento negativo (como perder un trabajo o divorciarse).

TRATA DE GUIAR UNA VIDA BALANCEADA Y SALUDABLE

Consigue suficiente descanso, y come una variedad de comidas saludables. Haz ejercicios regularmente. Pasa algún tiempo en una actividad espiritual. Di no a cosas que podrían causarte estrés. Reconoce tus límites. Establécete metas pequeñas, no gigantescas. Mantente alejado de situaciones estresantes lo más que puedas (como llamadas telefónicas sobre los niños con un “ex” malo).

DESPUÉS DEL PRIMER TRAGO O LA PRIMER PRUEBA DE DROGA

Después del relapso, lo que pase enseguida depende de los pensamientos de la persona. Si tú piensas que todo se acabó y tu adicción está fuera de control otra vez, es probable que así sea. No te pongas en situaciones de mayor riesgo. Desarrolla tus habilidades para enfrentar esto. Toma un papel activo en el cambio de tu comportamiento.

REDUCTOR DE DAÑOS

Abstenerse del alcohol y las drogas ilegales es lo ideal. Pero algunos adictos puedan necesitar alcanzar esta meta gradualmente. Y otros están convencidos que no pueden abstenerse totalmente. Si el uso de la droga continúa, es importante reducir el daño. Algunas drogas son menos dañinas que otras. A través de la reducción del daño, algunos adictos puedan cambiarse a drogas menos dañinas o usos más seguros (usando agujas limpias y nuevas, y no compartiéndolas). Eso baja el riesgo de muerte, enfermedad, crimen, y sufrimiento de la adicción.

CONSIGUE TRATAMIENTO

Desafortunadamente, cuando una persona adicta tiene un record de delitos graves, y los sigue cometiendo, tendrá menos posibilidad de recibir un tratamiento de rehabilitación. Y muchos adictos no usan los servicios sociales para adicción porque se sienten estigmatizados por el sistema y métodos que usan estos programas. Ellos no pueden creer que la abstinencia sea una posibilidad real en sus vidas. Para ellos, cambiar de comportamiento adictivo podría suceder poco a poco, y no de un solo golpe.

Subscribe to our newsletter now!