July 29

0  comments

El Papá Involucrado – Plática de Papá


Cómo influyó tu papá en ti.

LOS ESTEREOTIPOS DE PAPÁS

Observa a los papás que aparecen en la televisión y en los libros para niños, películas y anuncios. La mayoría de los papás que aparecen en la televisión son mostrados como egoístas, frívolos, inmaduros tontos. En los libros para niños, los papás frecuentemente o están ausentes o son despegados. Eso evidentemente es incorrecto. Nuestra sociedad necesita aprender cómo honrar mejor a los papás.

PAPÁS EN LA VIDA REAL

En la vida real, los papás no están tan distantes de sus hijos. ¿Cómo influyó tu papá en ti? Las investigaciones muestran que los papás se involucran con sus hijos en un promedio de dos horas diarias entre semana y seis horas diarias los fines de semana. Es el 80 por ciento del tiempo que las mamás pasan con sus hijos. Y los hombres están cooperando más con las tareas en el hogar. Así que los papás están tratando más que nunca de involucrarse tanto con sus hijos como en las tareas del hogar.

¿IMPORTAN REALMENTE LOS PAPÁS?

Seguro, las mamás pueden criar solas a sus hijos, y muchas lo hacen. Pero los papás dan a sus hijos cosas diferentes que dan las mamás. Es más fácil para los niños crecer saludables y felices cuando sus padres están juntos. Y es más fácil para los padres también.

¿PORQUÉ PERMANECER INVOLUCRADO?

Algunas veces los padres no pueden permanecer juntos. Pero aún así, es mucho mejor para los niños cuando sus padres siguen involucrados con ellos. Tener un papá que se involucra hace una gran diferencia en los niños. Los papás juegan un enorme papel en el desarrollo de sus hijos e hijas.

JUGANDO CON MAMÁ… (UFF)

La diferencia más grande entre papás y mamás está en cómo juegan. Las mamás usualmente juegan a juegos visuales y hablan con sus bebés tranquilamente. El ritmo es suave y predecible.

¡JUGANDO CON PAPÁ! (¡HAZLO DE NUEVO, PAPÁ!)

Los papás tienen un estilo de juego más llamativo y emocionante. Ellos hacen juegos más físicos y tocan más a su bebé: con brusquedad y caídas (pero no muy bruscos). Cambian rápidamente de poner mucha atención y emoción a los momentos a calmarse totalmente de repente. Están llenos de diversión y sorpresas bobas.

LOS PAPÁS SABEN CÓMO MANEJAR LOS CAMBIOS

Si el bebé no está interesado en un juego, la mamá insistirá hasta que consiga que lo juegue. Pero un papá dejará ese juego y tratará otro. Así que el papá por lo general parece más otro niño que la mamá.

LOS BEBÉS PREFIEREN JUGAR CON PAPÁ

A la edad de 2 a 3 semanas, los bebés se miran más despiertos y alertas con sus papás. Cuando les dan a escoger, la mayoría de los niños de dos años de edad, prefieren jugar con sus papás que con sus mamás.

¿PUEDEN LAS MUJERES APRENDER A JUGAR COMO LOS PAPÁS?

Las mamás solteras puedan aprender a jugar con sus bebés un estilo parecido al de los papás. En un estudio, los papás aprendieron a jugar con sus niños de la manera en que usualmente lo hacen las mamás, mientras las mamás aprendieron a usar el típico estilo de juego divertido de los papás. Entonces los niños prefirieron jugar con sus mamás.

HAZ UN PLAN PARA MANTENER INVOLUCRADO AL PAPÁ

No es sólo un estudio el que ha encontrado que los papás son importantes para sus hijos. Son muchos, muchos estudios. La mayoría de los papás no se dan cuenta de cuán importantes son. Cada uno en la familia – mamá, papá, suegras – necesitan hacer un verdadero plan para involucrar al papá con el bebé.

NO ALEJES AL PAPÁ

Cuando una pareja tiene un bebé, las amigas y familia rondan a la nueva mamá. Les ayudan. Pero muy frecuentemente se burlan de la falta de habilidad del nuevo papá para bañar, cambiar de pañal, o alimentar al recién nacido. Los papás puedan sentirse felices solamente por salir de ahí.

Los papás deberían dar crianza con amor.

SER CARIÑOSO

Ser un buen papá no consiste sólo en mantener a sus hijos económicamente y protegerlos. Se trata de quedarse cerca de ellos y ser cariñoso con sus niños. Las investigaciones muestran que los niños no son los únicos beneficiados de tener papás activos. Las mamás son más felices con sus relaciones – y su propia función de madres – cuando los papás se involucran, son cariñosos, y están emocionalmente disponibles para sus niños.

CREAR UNA CONEXIÓN POSITIVA

Los papás (como las mamás) necesitan crear una conexión positiva con sus niños. No se trata de dar un “amor duro” y criticar o avergonzar. Se trata de amar y respetar. Demuéstrale a tu hijo cuando estás orgulloso de él. Elogia a tu hijo cuando hace algo bien. Expresa tu cariño por tu hijo.

HAZ ALGO A DIARIO CON TUS HIJOS

Tú construyes esta conexión positiva haciendo algo diariamente con tus hijos. Báñalos. Aliméntalos. Hagan cosas juntos. Sólo pasen tiempo juntos. Tienes que estar con tu hijo cuando esté dibujando, o haciendo tarea o lo que sea. Ahí es cuando pasan los grandes momentos de conexión.

LAS CONEXIONES POSITIVAS HACEN MÁS FÁCIL LA DISCIPLINA

Puedas temer que siendo demasiado bueno con tu hijo lo hará un niño mimado. Pero lo que realmente sucede si criticas y avergüenzas a tus hijos en vez de amarlos y respetarlos es: Se hace mucho más difícil disciplinarlos efectivamente cuando realmente se necesita. La disciplina más efectiva es cuando los niños (después de haber hecho algo mal) sienten que te desilusionaron. Después ellos quieren recuperar tu respeto y aprobación otra vez.

LAS CONEXIONES POSITIVAS SON BUENAS PARA LOS PAPÁS

Las buenas relaciones con los hijos no sólo ayudan a los niños, y no sólo ayudan a disciplinarlos. Estas conexiones positivas son buenas también para los papás. Obtienen lo que les pueda estar faltando en la vida: una manera de ser amables y amorosos, al mismo tiempo que son grandes protectores.

¿PUEDEN LOS PAPÁS CUIDAR A SUS BEBÉS?

¡Por supuesto! Los papás son tan buenos como las mamás para saber qué hacer cuando sus niños lloran. Y la mayoría de los papás realmente cargan y mecen entre sus brazos a los bebés más que las mamás.

LOS PAPÁS LES ENSEÑAN A LOS NIÑOS EL AUTO-CONTROL

Las diferencias entre las mamás y papás importan. No sólo disfrutan los niños la diversión de jugar con sus papás. También les ayuda a enseñarse cómo controlar sus emociones. Los papás ayudan a que sus bebés sean más inteligentes y mejores para jugar que otros niños.

JUGAR CON PAPÁ AYUDA A LOS NIÑOS A HACER AMIGOS

Los niños que han tenido juegos más positivos con sus papás tienden a ser más aceptados por otros niños, en la escuela y fuera de ella. En un estudio, entre más involucrado emocionalmente estaba un papá con su niño de 4 años, mejor era el niño en llevarse bien con otros niños de ocho años. Esto se aplica a las mamás también, pero no tan fuertemente como a los papás.

LOS PAPÁS DAN LIBERTAD A SUS HIJOS

Mientras que las mamás son más cautelosas, los papás tienden a dar a los bebés e hijos más libertad para explorar. Los papás ayudan a sus hijos a ser más independientes.

LOS PAPÁS ENSEÑAN A SUS HIJOS SOBRE LA COMPASIÓN

Un estudio encontró que entre más calor humano y cariño recibieron los niños de sus padres, más cariñosos y compasivos fueron ellos cuando se convirtieron en padres. Tuvieron mejores relaciones con sus parejas, niños y comunidad.

LOS PADRES QUE SE INVOLUCRAN AUMENTAN

EL APRENDIZAJE DE LOS NIÑOS

Los niños que tienen papás que se involucran más activamente, también tienden a obtener más altas calificaciones en su habilidad de expresión verbal. Y entre más cuidados les hayan dado sus padres en su primer año de vida, más altas calificaciones obtienen después. Los hijos cuyos papás tienen más habilidades para jugar a las caritas escondidas y tirar o rebotar pelotas, con frecuencia son mejores en la escuela.

LOS PAPÁS DEBERÍAN SER INCLUIDOS

Cuando el papá está incluido en el círculo que rodea al bebé, puede aumentar sus habilidades para el cuidado del bebé. Y puede hacer la misma clase de cambios en los valores, metas de la vida, y prioridades que las nuevas mamás usualmente hacen.

HAGAN SUS PROPIOS RITUALES

Habla de los rituales que puedes crear para mantener al papá de tu bebé involucrado. ¿Ayudar a alimentar al bebé, cambiarlo de pañales, bañarlo, o jugar con él? O enumera cualquier otra interacción papá-bebé que ambos disfruten. Podría ser solamente la decisión de que el papá cuidará al bebé cuando la mamá esté cansada o necesite tiempo para ella misma.

Los papás son las guías de orientación.

PAPÁS MARAVILLOSOS Y MALOS

Cada papá es diferente. Pero las investigaciones han notado que las mamás no varían tanto cómo lo hacen los papás, en cómo se relacionan con sus hijos. Hay tres veces más diferencia entre el mejor y peor de los papás que entre la mejor y peor de las mamás. Algunos papás saben cómo ser maravillosos con sus hijos. Saben como guiarlos y mantenerlos en el camino correcto: el camino hacia el éxito, no el camino hacia el desastre. Pero algunos otros papás no tienen ni idea.

¿CÓMO DEBERÍAN ORIENTAR LOS PAPÁS A SUS HIJOS?

Los niños aprenden a través de las elecciones que hacen en la vida y enfrentado las consecuencias. Así que necesitan la libertad para escoger. Siendo niños, algunas veces harán elecciones infantiles. Cometerán errores, y necesitarán tu orientación a través de estas elecciones.

NO GOBIERNES CON PUÑO DE HIERRO

Las investigaciones muestran que la mayoría de los niños se vuelven más independientes si sus padres usan su paternidad con autoridad, no la paternidad autoritaria. Eso significa ser firmes pero no temibles. Establecer límites claros y consistentes en el mal comportamiento. Aclara por qué hay reglas en esta familia y por qué éstas son las reglas. Dales a tus hijos advertencias pero no amenazas. No les pongas sobrenombres a tus hijos o les pegues. Con niños de la edad de 2 a 7, usa tiempos de retención: dos minutos para el de 2 años, tres minutos para el de 3 años y así sucesivamente.

ESTABLECE CONSECUENCIAS QUE CONCUERDEN

Si estás desilusionado con lo que hizo un niño, establece consecuencias que sean relacionadas al mal comportamiento. Sé justo. Si es posible, habla sobre el asunto con el niño. Busquen una solución al problema para que no vuelva a ocurrir otra vez. Los niños que se portan mal deberían temporalmente perder privilegios que les agradan. No deberían perder sus derechos, los cuales necesitan. No deberían ser privados de alimentos, ni lastimados, o ni siquiera asustados. Merecen estar a salvo y sentirse cuidados por su familia.

NO CEDAS ANTE SUS RABIETAS

Sé consistente. Si les has dicho a tus hijos cuáles serán las consecuencias de cierto mal comportamiento, llévalas a cabo. Si tu hijo responde a las consecuencias con gritos, llorando o desplantando con una rabieta, no cedas.

MUÉSTRALES CÓMO PUEDEN BRILLAR PARA TI

Entonces ellos pueden recuperar tu confianza – y sus privilegios. Si los niños no tienen manera de llamar tu atención, cariño, y respeto, siendo buenos, se sentirán tristes. Harán algo malo sólo para hacerse notar.

DENLES SUS RAZONES

Si sus niños les piden que expliquen las reglas, no digan, “¡Porque así lo digo yo, es por eso!” En lugar de eso, explíquenles sus razones, en un lenguaje que puedan entender. Los niños tan pequeños como de 10 meses pueden entender cuando hablas de reglas. Respeta su propia voluntad, intereses, y deseos. Esto les ayuda a aprender cómo hablar bien.

OFRECE OPCIONES A TU HIJO

Tú quieres que tu hijo te respete, no que te tenga miedo. Así que no sólo les digas qué hacer. No los amenaces, les grites o les pegues. Este método duro puede dañar la creatividad de los niños y su habilidad para pensar por ellos mismos. En vez de eso, ofrezcan opciones a sus niños. Puedas preguntar a tu niño más pequeño, “¿Quieres usar tu suéter o tu abrigo cuando vayamos a casa de tu abuela?” Conforme el niño crezca, le puedes ofrecer más libertad de elegir y opciones más apropiadas a su edad.

SELECCIONA BIEN TUS BATALLAS

Respeta lo que tu hijo prefiere, especialmente de comida, ropa, y estilo de cabello. Estas son las maneras en que tus hijos definen quiénes son. Por ejemplo, respeta la clase de comidas que tu hijo quiere comer. Esto evita batallas sobre la comida a la hora de sentarse a cenar. También le da al niño la facultad para hacer elecciones. Selecciona bien tus batallas, y marca la línea de lo que es más importante: Si tus hijos mienten, golpean, o roban, eso importa más que si te gusta o no su estilo de cabello.

CRECIENDO PARA HACER DECISIONES SABIAS

A través de tu orientación, le ayudas a tu niño a aprender cómo hacer decisiones sabias. Poco a poco, les das más responsabilidad. Eventualmente van a tener que hacer estas decisiones sin ti.

LOS PAPÁS COMO FOMENTADORES EMOCIONALES

Para ser cariñosos y estar disponibles emocionalmente para sus hijos, idealmente, papá y mamá, se convierten en “fomentadores emocionales.” Monitorean dónde están sus niños. Escuchan los sentimientos de sus hijos. Perciben el compartir sentimientos como una oportunidad para acercarse más. Y apoyan las emociones de sus hijos.

Los padres son modelos para sus hijos.

LOS NIÑOS APRENDEN A TRAVÉS DE LOS EJEMPLOS

Podrás dar a tus hijos escarmientos o sermones. ¿Pero qué influye más sobre lo que tus hijos creen o en quiénes se convierten? No es lo que digas, es lo que hagas.

A TRAVÉS DE SUS OJOS

Lo que tus hijos toman más en cuenta es cómo vives en realidad. Te observan haciendo decisiones de cómo pasar tu tiempo. Ponen atención a lo que valoras a través de lo que haces. Observan cómo tratas a las otras personas. Lo ven todo. Y te imitan.

¿QUÉ HACES?

Los niños notan:

  • Si guardas rencor o eres compasivo y perdonas.
  • Si eres gentil o corajudo.
  • Si hablas sobre tus problemas o rehúsas hablar de ellos.
  • Si insultas a los miembros de tu familia, o los tratas con respeto
  • Si golpeas a la gente, o usas tus palabras.
  • Si mientes o dices la verdad.
  • Si prefieres pasar tiempo con ellos, o no.
  • Si eres arrogante, o humilde.

ERES SU HÉROE

Tus hijos aprenden de observar todas estas cosas que haces y las decisiones que tomas que son parte de tu personalidad. Quieren ser como tú. Lo que ellos aprenden de las decisiones que tú haces es cómo hacerse como tú. Tú eres su héroe. Tú eres a quien admiran y desean asemejar. Grávate eso en tu mente.

Cómo practicar la solución de problemas con niños

DALES FACULTADES A TUS HIJOS

Tú quieres que tus hijos puedan convertirse en personas que puedan enfrentar sus problemas y encontrar soluciones. Tú quieres que sepan que pueden vencer los problemas. Aquí te mostramos cómo criar a un buen solucionador de problemas: Escucha a tus niños. Nota cuando están enfrentando decisiones. Respáldalos. Hazles preguntas. Permíteles que aporten sus propias soluciones. Ubícalos a la realidad. Ayúdales a darse cuenta cómo están haciendo las cosas.

ESCUCHA A TUS NIÑOS

Tienes que saber qué pasa con tu hijo. Así que mantén las líneas de comunicación abiertas. No sólo hables con tus hijos. Sé un buen observador y un gran oyente, también. Mantén comunicación como una calle de dos sentidos.

NOTA CUANDO ESTÉN ENFRENTANDO DECISIONES

Las decisiones en la vida de tu niño puedan no parecer tan importantes para ti. Pero son importantes para él. Podría ser por ejemplo si debiera hablarle o no a alguien que lo ha estado intimidando. O qué hacer cuando la tarea de matemáticas es muy difícil. Trata de darte cuenta cuando tu hijo está enfrentando una decisión que es importante para él.

RESPÁLDALOS

Sé aliado de tu hijo y aboga por él. Los niños no cuentan con nadie más que con sus padres para que los protejan. Sé su apoyo. Demuestra que sabes por lo que está pasando tu hijo. Di cosas como, “Si el maestro me hubiera regañado enfrente de mis amigos, yo estuviera avergonzado(a), también.”

HAZLES PREGUNTAS

No seas como el papá que pregunta a sus hijos tres veces, “¿Cómo te fue en la escuela hoy?” pero nunca pone atención a la respuesta. Hazle preguntas a tu niña, y recuerda las respuestas. Encuentra exactamente cuál es el problema que enfrenta tu hija. Pregúntale qué quiere o necesita. ¿Qué decisiones cree ella que está enfrentando? ¿Qué pasaría si ella tomara una decisión – u otra? Ayuda a tu hija a construir un mapa de cómo ve sus opciones.

PERMÍTELES QUE APORTEN SUS PROPIAS SOLUCIONES

¿Qué soluciones al problema ve tu hijo? Permite que tu hijo tome su tiempo. No seas impaciente. Aún cuando la solución que te dé te parezca débil, es mucho mejor que cualquier otra cosa que puedas pensar, porque es su propia solución.

UBÍCALOS A LA REALIDAD

Raramente, verás que la decisión que hizo tu hijo, no es sólo débil. También es insensata y podría dañar a tu hijo. Entonces necesitas ubicarlo a la realidad de una manera suave pero firme. No avergüences o humilles a tu hijo. Dile lo que te preocupa de su decisión.

AYÚDALOS A DARSE CUENTA COMO ESTÁN HACIENDO LAS COSAS

Más tarde, después de que tu hijo haya hecho su decisión, pregúntale acerca de ella. ¿Qué pasó? ¿Se transformó en una buena decisión? ¿Pasaron algunas cosas inesperadas? ¿Qué lección aprendió tu niño para ponerla en práctica en problemas futuros?

Subscribe to our newsletter now!