July 29

0  comments

El Mamá Involucrado – Plática de Mamá


Qué influencia tuvo tu mamá en ti?

AUN ANTES DE QUE NACIERAS

Probablemente la influencia más fuerte que hemos tenido sobre nosotros, es la de nuestras madres y padres. Si nuestra mamá se alimentó bien y tuvo tranquilidad durante su embarazo, tuvimos mayor oportunidad de ser niños saludables y tranquilos. ¿Pero qué pasa si nuestra mamá pasó por momentos difíciles, y fumaba, tomaba o usaba drogas? Su cuerpo durante el embarazo estaba lleno de hormonas estresantes. Así que siendo los bebés dentro de ellas, estábamos más propensos a enfermedades y mal humor.

CARIÑO INESTABLE

Algunas madres ignoran las necesidades de sus bebés. Otras los protegen demasiado y los privan de explorar el mundo por sí mismos. Los bebés no se encariñan con profundidad de ninguna de estas dos clases de mamá. Estos bebés con inseguridad emocional corren el riesgo de tener problemas en la escuela más adelante. Se pueden sentir mal con ellos mismos. Y pueda ser difícil para ellos hacer amigos.

CARIÑO PROFUNDO

Nuestras madres tienen influencia sobre nuestros sentimientos también. Cuando fuimos bebés, si nuestra madre fue cariñosa y nos respondía con tranquilidad cuando la necesitábamos, crecimos con cariño profundo y estable. Eso significa que nos sentimos bien con nosotros mismos y con suficiente valentía para salir a enfrentar el mundo cuando llegue el momento.

MAMÁS ADECUADAS

Las madres no tienen que ser perfectas o sin problemas. Es natural que todos cometamos algunos errores, aún los mejores de nosotros. Las madres sólo tienen que ser adecuadas.

¿AHORA QUÉ?

Como madres, ahora tenemos una opción. ¿Queremos seguir haciendo lo que nuestras madres nos hicieron? O ¿cambiarlo? Tal vez nuestras madres fueron buenas: nos criaron con amor, nos establecieron límites que nos mantuvieron a salvo, y creyeron en nuestros sueños. Después fuimos como queriendo seguir su ejemplo en nuestros propios cuidados. Pero ¿qué pasa si nuestras madres tenían problemas y cometieron errores serios?

Quizás queramos hacer diferentes elecciones a las que ellas hicieron.

Las madres deberían ser criadoras amorosas.

NO PUEDES MIMAR A UN BEBÉ

Investigaciones han demostrado que no hay modo de que puedas mimar con demasiado amor a un bebé. La crianza amorosa significa demostrar a nuestros niños que los amamos. Significa dar a nuestros niños cariño, apoyo emocional, elogios y comprensión.

EL MUNDO ENTERO

Por lo menos dos terceras partes de las mamás alrededor del mundo llenan a sus hijos de amor. Los llevan sobre su espalda cuando trabajan. O los cargan y amamantan al mismo tiempo mientras caminan. La mayoría de la gente en este mundo duerme con sus bebés. Duermen en el mismo cuarto con sus niños, y los acarician de manera confortante todo el tiempo. Esto ayuda a crear niños seguros de sí mismos.

EL PAPEL ESPECIAL DE MAMÁ

La crianza amorosa de las mamás es especialmente importante porque los niños tienen una conexión muy cercana a sus madres. La conexión empieza durante el embarazo, cuando los niños son protegidos de la frialdad del mundo dentro de los cuerpos de sus madres.

LA CRIANZA AMOROSA SE MANIFIESTA EN MUCHAS FORMAS

La comida y el calor del cuerpo son la clave. Conforme alimentemos a nuestros bebés, especialmente si los amamantamos y cargamos cerca, ellos aprenderán que nuestra leche es dulce y nuestros cuerpos cálidos. Más tarde cuando los alimentemos con cuchara, aprenderán que la comida todavía proviene de nosotros, y su supervivencia depende de eso.

ALIMENTO Y CARIÑO FÍSICO

Las investigaciones muestran que el cariño físico y las caricias suaves son aún más importantes para la estabilidad emocional de los niños, que el alimento. Por eso es tan importante que nosotras las madres abracemos y acariciemos a nuestros bebés suave y tiernamente. No sólo necesitan comida para sobrevivir, sino también caricias. Así que nuestra crianza amorosa necesita incluir ambas.

Las madres son las guías orientadoras.

LAS MAMÁS ESTABLECEN LÍMITES

Las madres pueden ser fuertes, comprensivas y compasivas al establecer límites para sus hijos. Establecer límites significa poner reglas y asegurarnos que se cumplan, para que nuestros niños permanezcan a salvo y aprendan buenos valores. Si fuimos criados sólo por la mamá, ella fue la encargada principal de establecer las reglas. Si ambos padres nos criaron, nuestras madres tuvieron qué decidir junto con nuestros papás, qué reglas establecer y cómo aplicarlas.

UN FRENTE COMÚN

Cuando los padres no se ponen de acuerdo con las reglas, los niños pueden manipular a uno de los padres contra el otro para salirse con la suya. Se pueden quejar con el padre más gentil de que el otro estaba siendo muy frívolo. Es mejor mostrar a sus hijos un frente común.

ENCONTRANDO LA BALANZA CORRECTA

Cuando los padres son fieles a sus valores bien definidos y a sus reglas justas, los niños por lo general tienen que seguirlas. Si los padres permiten a sus hijos hacer todo lo que quieran, los niños no aprenderán cómo mantenerse a salvo. Si los padres son muy estrictos, los niños pueden empezar a rebelarse. O siguen las reglas sólo para evitar castigos, sin aprender muy dentro de ellos lo que es bueno y malo. Como madres, queremos encontrar la balanza correcta.

SEAN CARIÑOSOS Y TENGAN AUTORIDAD

El mejor estilo de ser padres es ser cariñosos y tener autoridad, no ser autoritarios. Asegúrate de tener una relación positiva con tu hijo. Asegúrate de que hay maneras en que tu hijo pueda brillar para ti. Descubre a tu hijo haciendo algo correcto lo mas frecuente posible y díselo. Sé consistente y justo. No tengas favoritos y no trates a un hijo más duro que a otro. Dales a tus hijos elecciones que vayan de acuerdo a su edad. Usa tiempos de retención en vez de pegarles.

Las madres son modelos para sus hijos.

LOS NIÑOS HACEN LO QUE NOSOTROS HACEMOS

Nuestros niños son nuestros espejos. Todo lo que nosotros hacemos lo ven nuestros hijos, y la mayoría de las veces lo hacen también. Podamos pensar que estamos ocultándoles cierta conducta nuestra. Pero no es así. Si gritamos a nuestras parejas, probablemente ellos gritarán a las suyas después. Si mostramos amor y respeto por nuestras parejas, probablemente así lo harán ellos también. Los niños hacen lo que hacemos y no necesariamente lo que decimos.

LO QUE LAS MADRES LES ENSEÑAN A SUS HIJAS E HIJOS

Las madres les enseñan a sus hijas mucho acerca de lo que significa ser una mujer en nuestra cultura. También enseñan a sus hijos mucho acerca de cómo deberán tratar a las mujeres en su vida cuando crezcan. Los niños están observando a sus padres todo el tiempo para aprender cómo son los adultos.

¿CÓMO TRATAMOS NUESTRO CUERPO?

Nuestras hijas aprenden cómo tratar su cuerpo por como nosotros tratamos al nuestro. Nos observan para ver cómo nos cuidamos. ¿Nos enorgullece nuestra apariencia? Si les decimos que coman alimentos sanos, pero nosotros comemos comida chatarra, adivina ¿cuál será la elección que hagan? Nuestras niñas hacen lo que nosotros hacemos, no lo que les decimos.

TRATA A LOS DEMÁS COMO QUIERES QUE TE TRATEN A TI

Las hijas también observan cómo tratamos a otras personas y cómo nos tratan. Si permitimos que alguien abuse de nosotras, nuestras hijas aprenden que no tienen el derecho de mantenerse a salvo tampoco. Más tarde puedan escoger parejas que abusen de ellas. O ellas mismas puedan abusarse. Si conservamos nuestra dignidad y no permitimos que otros nos maltraten, nuestras hijas aprenderán que ellas tienen el derecho de ser tratadas con respeto.

LO QUE LOS HIJOS APRENDEN DE LAS MADRES

Los hijos observan cómo nosotras como madres permitimos que nos traten. Así aprenden ellos cómo deberían tratar a las mujeres. Si nuestras parejas nos gritan, nuestros hijos aprenderán que es correcto gritarle a una mujer. Si gritamos a nuestras parejas, los hijos aprenden a temer y evadir a las mujeres. Si nos distanciamos de nuestra pareja para desquitarnos, nuestros hijos aprenden que no pueden confiar en las mujeres. Si tenemos una relación fría con nuestras parejas, nuestros hijos aprenderán a no acercarse a las mujeres. Si tenemos una relación llena de amor con nuestra pareja, nuestros hijos aprenden que las relaciones pueden darles mucha alegría.

LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

Como mujeres, especialmente si somos mujeres de color, tenemos mucho qué enseñar a nuestros hijos acerca de los derechos de las mujeres. Todas las mujeres de hoy tienen el derecho de ser tratadas justamente y con respeto por las parejas, padres, jefes, y compañeros de trabajo. Como madres, debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para enseñar esto a nuestros hijos. Podemos lograr esto si tratamos a cada miembro de nuestra familia con respeto y justicia, y a nosotras mismas también.

TRANSMITIENDO RESPETO PARA LAS MUJERES

Pueda que sea difícil ser el modelo que queremos que nuestros hijos aprendan. Si hemos crecido con privaciones y sin respeto, pueda ser difícil tratarnos a nosotras mismas con respeto como mujeres adultas y hacer elecciones que sean dignas – como escoger parejas que nos traten bien. No seremos modelos perfectas. Nadie lo es. Pero podemos hacer lo mejor para transmitir a nuestros hijos modelos más saludables que los que vimos cuando éramos niños. Pueda llevarnos generaciones para hacer los cambios necesarios. Pero esos cambios pueden empezar con nosotros y nuestros niños.

Subscribe to our newsletter now!