July 28

0  comments

Calmarse para Evitar el Abuso de Niños


Tengo miedo que voy a “perder la paciencia” con mi hijo.

El AHOGO PUEDE CONDUCIR AL ABUSO

Sentir ahogarse significa que estás llegando al punto de hervir de coraje.  Estás tan enojado, que difícilmente puedes pensar bien.  Estás en peligro de perder el control – y lastimar a tu hijo.

PONIÉNDOSE EN ALERTA ROJA

¿Qué pasa dentro de tu cuerpo?  Todos tenemos un sistema de alarma general en nuestros cuerpos.  Este sistema de alarma puede ayudarnos a sobrevivir:  Si un carro de repente viene hacia nosotros, nuestro cuerpo se pone en estado de alerta, para poder actuar rápido y responder a esta emergencia.  Es más probable que tengamos pensamientos de pelear o correr del peligro.  Nuestra atención se enfoca.

AHOGARSE DE EMOCIÓN

El sistema de alarma de nuestro cuerpo es útil cuando hay un peligro real y tenemos que reaccionar rápido para salvar nuestra vida.  Pero lo mismo puede suceder cuando estamos discutiendo.  Nuestro corazón palpita rápido, y nos sentimos “ahogados.” De repente estamos tan abrumados de emoción que sentimos que nos estamos ahogando en ella.  Sentimos que vamos a perder el control y comenzamos a gritar, llorar o golpear.

CUANDO LOS NIÑOS HACEN QUE SUS PADRES SIENTAN AHOGARSE

Es igualmente fácil sentir ahogarse con tu bebé o niño pequeñito que con tu hijo más grande o pareja.  El niño pre-escolar requiere generalmente tres cosas de sus papás en un minuto.  Así que es muy fácil quedar exhausto – y hasta ahogado – cuando pasas todo el día con un niño chiquito.

HAZ INTENTOS DE REPARACIÓN, Y CÁLMATE

Si cometes un error en lo que dices y en la manera de tratar a tu niño, es importante que hagas un intento de reparación de inmediato.  De esa manera, le muestras a tu hijo que los padres pueden cometer errores, también, y los intentos de reparación pueden ayudar a solucionar el problema.  Para tratar de prevenir errores, es importante para ti –y para tu bebé y niño que está en desarrollo – aprender habilidades para auto-tranquilizarse.

TOMA TU PULSO

Para arreglar las cosas con tu niño tranquilamente, necesitas mantener tu ritmo cardíaco bien, bajo 100 latidos por minuto. Si  eres un atleta, debes cambiar a 80 latidos por minuto. Cuando sea que el ahogo acelere tu corazón, tómate un receso apartado y cálmate.

NO PREOCUPES TU MENTE

Durante el tiempo de receso apartados, no te permitas a ti mismo(a) pensar en cosas que te hagan enojar.  No pienses, “No tengo por qué aguantar esto.” O “me las va a pagar.”  En lugar de eso, relájate en una actividad que te guste, como caminar.

LOS CINCO PASOS PARA TRANQUILIZARTE

Aquí está el método para calmarte a ti mismo durante un receso apartado:

  • Respira profundo y regularmente, desde tu estómago.
  • Aprieta tus músculos, sostenlos, y después relájalos.
  • Siente que tus músculos relajados se pongan pesados.
  • Siente que tus músculos relajados se calienten.
  • Imagina en tu mente un escenario tranquilo.

RESPIRA PROFUNDO Y REGULARMENTE, DESDE TU ESTÓMAGO

Cuando te enojas, puedes sostener tu respiro o respirar ligeramente. Agarra control de tu respiración. Cámbiala de manera que tomes respiros profundos y regulares.  Respira profundo y lentamente, desde tu estómago.

APRIETA TUS MÚSCULOS, SOSTENLOS, Y DESPUÉS RELÁJALOS

Encuentra áreas de músculos tensos en tu cuerpo.  Primero apriétalos. Después relájalos. Pon atención a tu frente y mandíbula.  Después enfócate en tu cuello, hombros, brazos, espalda, y piernas.

SIENTE QUE TUS MÚSCULOS RELAJADOS SE PONGAN PESADOS, DESPUÉS CALIENTITOS

Deja que la tensión de cada músculo se salga.  Haz que cada músculo se sienta pesado. Deja que la tensión de cada músculo pesado se salga.  Haz que esos músculos se sientan calientitos.

IMAGINA UN ESCENARIO TRANQUILO EN TU MENTE

Piensa en un lugar o idea que te calme.  Quizás es un lugar confortante que visitaste, como un parque o lago.  Imagina que estás dentro de ese lugar mientras te vas calmando a ti mismo.

CALMÁNDOSE UNO AL OTRO

A veces, pueda ser útil para las parejas aprender a tranquilizarse uno al otro.  Es maravilloso relacionar la voz y caricias de tu pareja como una forma de calmar tu cuerpo.  Eso es posible cuando ustedes pueden hablar los problemas sin gritar, empujar o pegar. Entonces pueden dejarse llevar uno al otro diciéndose los cinco pasos para relajarse.

Subscribe to our newsletter now!